Efecto Invernadero

¿Qué es el efecto invernadero?

El efecto invernadero es un proceso mediante el cual algunos de los gases que forman la atmósfera terrestre encapsulan cierta cantidad de luz solar e impiden que esta retorne al espacio.

Aunque pudiera pensarse en un primer momento que este fenómeno es dañino para nuestro planeta, la verdad es que es todo lo contrario, ya que si no fuera por ello nuestro mundo estaría congelado y no existiría ninguna forma de vida.

Entonces ¿cuál es el problema con los gases de invernadero?

Como ya mencionamos anteriormente, si el proceso se realiza de manera natural, no representa ningún daño al medio ambiente.

Sin embargo, el problema principal es que por las actividades humanas como el uso de combustibles fósiles derivados del petróleo o la tala desmedida de árboles etc. Ha hecho que las concentraciones y las cantidades de estos gases hayan aumentado en forma desmedida ocasionando que no sólo se “guarde un poco de calor” para mantener una temperatura idónea y sobre todo constante, sino que se ha generado lo que se conoce como el
calentamiento global
.

Etapas del efecto invernadero

  • La luz del sol llega hasta la Tierra en forma de una gran onda de energía.
  • Aproximadamente el 40% de ésta se queda atrapada en la atmósfera.
  • Posteriormente 75% de esa energía atmosférica es absorbida nuevamente, sólo que ahora en forma de moléculas por los gases invernadero, para luego ser enviada por éstos a la superficie terrestre transformada en energía térmica.
  • Este proceso ayuda a distribuir la energía de forma equitativa, evitando a su vez el congelamiento de lagos y bosques.

¿Cuáles son los gases de invernadero?

  • Vapor de agua Este es el que tiene mayor presencia en la atmósfera terrestre, con una proporción aproximada del 36%. Se forma gracias a la evaporación y condensación del agua que ocurre durante el ciclo hidrológico o ciclo del agua. Es también el encargado de la generación de humedad en el medio ambiente, creando incluso en ocasiones nubes o niebla. Las actividades humanas casi no tiene ninguna injerencia en lo referente a este tipo de gas.
  • Dióxido de carbono Se encuentra compuesto por dos átomos de oxígeno y uno de carbono. Este gas es uno de los principales causantes del calentamiento global dado que su concentración ha aumentado de forma alarmante a lo largo del siglo pasado, agudizándose en la última mitad del siglo XX. Para darnos una idea de esto, podemos observar que de acuerdo con datos obtenidos por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (organismo dependiente de la ONU) antes de la aparición de la revolución industrial, la atmósfera contaba con una concentración de dióxido de carbono equivalente a 0.028%. Hoy en día esa cifra ha aumentado más de cien unidades llegando hasta el 0.039%. Hay que recordar que este gas no solamente se genera por la quema de combustibles, o por la ausencia de bosques, sino igualmente por procesos naturales tales como: la respiración o la degradación de materiales orgánicos.
  • Metano Está formado por un átomo de carbono y cuatro átomos de hidrógeno, mediante un enlace covalente. Es 23 veces más potente que el dióxido de carbono, sin embargo, su ciclo de vida es muy corto (menos de quince años) y su concentración es mucho menor. Por lo que no representa una gran amenaza para el cambio climático. En el último siglo la cantidad de metano ha aumentado más del 150% en contraposición con los registros que se tienen de la temperatura que había a principios del siglo XVIII.
  • Óxido de nitrógeno es producido primordialmente por las actividades agrícolas, como el uso de abonos, pesticidas, fertilizantes etc. Su ciclo de vida es mayor a los 95 años y puede llegar a ser hasta 300 veces más potente que el dióxido de carbono, no obstante, muy poco de éste se encuentra dentro de la atmósfera. Según datos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, el óxido de nitrógeno ha registrado un aumento constante de .3% anual en las últimas décadas.
  • Clorofluorocarbonos Son un compuesto derivado de los hidrocarburos, en donde son cambiados los átomos de hidrógeno por átomos de flúor y cloro. Son generados por los aerosoles, su vida en la atmósfera terrestre oscila entre los 50 y los 100 años. Cuando los clorofluorocarbonos se encuentran dentro de ésta, se separan por la fuerza que ejerce sobre ellos la luz ultravioleta, ocasionando así la paulatina destrucción de la capa de ozono y con ello el aumento de temperatura. Los gobiernos preocupados por esta situación, han firmado diversos protocolos a favor de la creación de tecnologías limpias.

    Efecto invernadero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Comments links could be nofollow free.